Bótox

La toxina Botulínica Tipo A es aplicada directamente en el músculo responsable de la formación de la línea de expresión, causando su relajación temporal y brindando al rostro una apariencia más relajada, rejuvenecida y agradable.

La historia de la toxina comenzó en 1895 con la identificación de la bacteria; en la década de 1940 Edward Schantz fue el primero en purificar, aislar y producir la toxina botulínica; y en las décadas de 1950-60 se demostró que su mecanismo de acción ocurre en la unión neuromuscular.

Se han identificado siete serotipos antigénicamente diferentes de toxina botulínica (A,B,C,D,E,F y G), todos ellos tienen estructuras y mecanismos de acción similares.La toxina botulínica tipo A es la más utilizada en la práctica médica, por ser la más potente, de duración más prolongada y menos antigénica.

En 1989 fue aprobada por la FDA (Foods and Drug Administration para el tratamiento del estrabismo, del blefarospasmo y del hemiespasmo facial.
En 1992 Carruthers describieron el uso de toxina botulínica en el tratamiento de las líneas de expresión. Desde entonces se han desarrollado distintos productos.
En Estados Unidos se ha aprobado el uso de Botox, Dysport, Myoblock y Xeomin.