Las plaquetas liberan los factores de crecimiento que se encargan, fundamentalmente, de estimular la proliferaciòn celular, aumentar la formación de nuevos vasos sanguíneos y producir nuevo tejido. Es decir ayudando a reconstruir el tejido dañado, efecto reparador que se aprovecha para rejuvenecer la piel.

El plasma rico en plaquetas o PRP es uno de los tratamientos más avanzados y minimamente invasivo. Es ideal para aquellos casos en los que se desea mejorar el aspecto de la piel, aumentar su firmeza y luminosidad. Tiene un efecto rejuvenecedor y estimulante celular de fibrobalstos para la producciòn de colágeno y elastina suavizando asì las líneas de expresión y arrugas profundas.